buscar en esta web

sábado, 5 de mayo de 2018

Examen de 4º Dan de Karate: el Oyo Waza.

El examen de 4º Dan de Karate Do por la F.A.K. consta de varias partes que el aspirante presentará en el orden que estime oportuno. Aparte de los Katas a realizar (llevará ocho superiores, de los cuales dos serán voluntarios), del Bunkai Kumite del Kata superior que elija y del trabajo libre, el examinando hará un trabajo de aplicaciones u Oyo Waza para el que podrá contar con un máximo de tres ayudantes, y en el que realizará un encadenamiento de un total de diez técnicas aplicando Karate y en las que se incluirán controles, luxaciones, estrangulamientos, inmovilizaciones y contraataques variados.
Los atacantes podrán utilizar armas simuladas así como de Kobudo (Tambô, Tonfa, Rokushaku Bô, Bokken, etc.). 

El aspirante deberá demostrar el control de la distancia asi como de las acciones de sus ayudantes y del dominio del espacio.

Loa ataques y secuencias deberán estar encadenados valorándose positivamente el ritmo de ejecución de las técnicas y la eliminación de los tiempos muertos. El control de todos los atacantes debe ser en todo momento evidente, procurando realizar las translaciones y aplicaciones de una forma eficiente, ante la posibilidad de nuevas amenazas. Entre las técnicas a ejecutar podrán incluirse anticipaciones y combinaciones de ataques continuos.
Tanto el ataque como la defensa deben de ser lo más eficaz posible manteniendo el espiritu marcial y tradicional de nuestro Arte.

En el vídeo que vemos a continuación presentamos la propuesta de Oyo Waza que hicimos para mi examen de 4º Dan en diciembre de 2017, donde se aplican técnicas de defensa contra bastón corto (Tambo), cuchillo (Tanto) y Bokken con proyecciones, Atemis y luxaciones. También, defensas contra diversos ataques de agarre, puño y pierna; y se realizan anticipaciones, combinaciones, proyecciones variadas, defensas desde el suelo (Hanmi Handachi), controles (Katame Waza), etc.

Para la realización tanto de dicho vídeo como del examen en sí conté con la inestimable colaboración de mis alumnos Javier Juliá y Manuel Jiménez, a los que agradezco desde aquí una vez más su ayuda indispensable.


Raúl Cabral.


No hay comentarios:

Publicar un comentario