buscar en esta web

sábado, 19 de abril de 2014

Visita del Maestro Herbert a Sevilla.




El Domingo 6 de Abril de 2014 Herbert nos brindaba una nueva oportunidad de verle en nuestro Dojo con motivo de su 40º Aniversario de Práctica de Karate Do Shotokai. Sin duda, fue un día inolvidable desde el primero hasta el último minuto de su breve estancia en Sevilla.
Le acompañaron su hijo menor, Herbert ("Herbito", como le conocíamos cariñosamente en el Dojo), y su nuera Greta. Tras recogerlo en la estación fuimos a la Escuela Kisei donde lo esperaban antiguos y nuevos alumnos, amigos y compañeros hasta llegar a unos 80 que completaron la centena ya en el Almuerzo que celebramos en San Marco.

Tras los saludos de rigor, (decenas de besos y abrazos como correspondía a la ocasión), y la consiguiente foto de grupo, se dio paso a un Keiko dirigido por el Maestro Cáceres y un servidor, en el que empecé con un suave calentamiento, y proseguí con Kihon y un trabajo por parejas. José Cáceres dedicó su tiempo a Kawashi. También hicimos algunas Katas dirigidas por Herbert Sensei.

A continuación, Fudoshin nos deleitó con una interesante exhibición protagonizada por José y dos de sus alumnos: Raúl Herrera y David Wayne. Impecable, como de costumbre. Por nuestra parte, Javier Juliá, Manolo Jiménez y yo mismo ofrecimos una breve exhibición compuesta por un trabajo de derribos y barridos, y por uno de Bukinobu o defensa contra arma blanca.

Tras todo este programa, hicimos entrega de una bonita placa a Herbert por su 40º Aniversario de Práctica de Karate Do Shotokai, y tras un simpático regalo que le hizo su alumno Mario, di paso a la gran sorpresa de la jornada: la entrega del 8º Dan de Karate Do por la R.F.E.K. a Herbert Hooykaas, el cual no lo esperaba puesto que tras mis gestiones fructuosas durante meses, guardé bien dicho secreto. Creo que fue un momento irrepetible.

Herbert y sus alumnos en el Dojo Kisei (6-4-2014)

Después de lo acontecido en el Tatami del Dojo Kisei, nos dirigimos al restaurante San Marco donde les esperaban a todos varias sorpresas. Por un lado, y después del sabroso almuerzo servido por el jefe de sala, Alejandro y su personal, tuvimos como postre una gran tarta sorpresa para celebrar el 71º cumpleaños de Herbert, que como sabéis, fue esta misma semana. Para concluir, proyecté diversos vídeos con la colaboración de David Wayne y José Cáceres, de montajes recientes y antiguos que creo fue del agrado de todos los presentes. Aquí tenéis el último video que pudimos ver sobre los alumnos del Dojo de ayer, hoy y siempre y que denominé Momentos del Club Herbert.
El vídeo principal del evento se encuentra a continuación de este.



Por último, os dejo con el montaje de la visita del maestro Herbert compuesto por vídeos e imágenes de diversas cámaras que tuvieron a bien cederme (más abajo también tenéis una versión aún más breve). Agradezco desde aquí la gentileza ofrecida por Paz Vicente, Alfredo, Víctor Trejo, Javier Varona, familia Juliá, Hani, y desde luego a David Wayne, sin cuya ayuda no habría sido posible la proyección mencionada y la posterior edición que aquí podéis disfrutar.

Los que no podáis ver en dispositivos móviles el siguiente vídeo, probad por VIMEO (http://vimeo.com/92388111) en el enlace que podéis usar al final de esta entrada.

Raúl Cabral.




Nota: este vídeo puede verse en HD.

Aquí tenéis una versión más breve de la mencionada visita del maestro.





Visita del Maestro Herbert (6-4-2014). from Raúl Cabral on Vimeo.

jueves, 3 de abril de 2014

Cumpleaños de Herbert Sensei. Tesina Sobre el Tsuki.


Herbert y alumnos en su 59º Cumpleaños (3-4-2002)

Hoy, 3 de Abril, cumple Herbert 71 años de experiencia y amor compartido con su familia, amigos y, desde hace 40 años, con sus alumnos y compañeros. He querido compartir con todos vosotros, aprovechando tal efeméride, su Tesina sobre el Tsuki llevada a cabo con motivo de su examen de 5º Dan allá por el año 1992. Espero que os sea de utilidad y os guste. Toda una vida dedicada al Karate Do Shotokai es digna de ser tenida en cuenta y, viniendo de nuestro maestro, más aún.

Aquí tenéis su Tesina sobre el Tsuki:

TSUKI NACIDO DEL ESTUDIO DEL CUERPO.

    La   realización  de  esta   tesina ,  que  versa  sobre  el  Tsuki Shotokai se  fundamenta  en  mi práctica de  Karate Do, durante años, en los  cuales mi  estilo ha experimentado una  evolución que me indujo   a   desarrollar   una   constante investigación  sobre esta técnica.   Es  mi  deseo  que   pueda  aportar algo   a los lectores de este trabajo, lo que me haría sentir recompensado.

1.INTRODUCCIÓN

Iniciaré mi trabajo haciendo una reflexión sobre algunas declaraciones del maestro Funakoshi que considero fundamentales para la comprensión del Karate en general y de la técnica del Tsuki en particular.

En el año 1927, cuando el maestro hizo una demostración en Japón, una reportera (del periódico "Tokio Nichi Nichi Shinbun"), le preguntó “¿Qué es el Karate?” , a lo que Funakoshi replicó : "Karate es una técnica con la que uno se puede defender con las manos vacías, sin necesidad de armarse, pudiendo abatir al oponente con un golpe que le pueda causar la muerte al dañar los órganos internos sin herir la piel ni los músculos".

"Tsuki con naturalidad" . . . Siempre nos lo han repetido tanto nuestro maestro Hiruma como los demás senseis de Shotokai. Pero, ¡qué difícil es llegar a ser natural! Sólo a través de muchos años de práctica constante puede entenderse corporalmente, más bien sentirlo hasta llegar no sólo a ejecutar Tsuki, sino también a que todo nuestro ser se convierta en Tsuki.

A través de la lectura de manuales de Karate podrás aprender, pero sólo mediante la práctica se alcanza una completa comprensión física y mental.

En distintas épocas y por diferentes motivos, el Karate ha planteado la cuestión de intentar alcanzar la habilidad de poder matar con un golpe (Bujitsu) como condición necesaria para llegar al Budo.

Cuando un ataque no es efectivo, no es necesario pararlo seriamente; sin embargo cuando un Tsuki se ejecuta con auténtica intención de dañar, entonces surge la necesidad de bloquearlo realmente. De ahí nace la técnica para responder, conduciendo a la verdadera práctica (Keiko).

2.EVOLUCIÓN DEL TSUKI

Me considero afortunado porque cuando empecé a practicar mi estilo Shotokai no había experimentado aún la evolución hasta el conocido actualmente.

Al principio, nuestro estilo se parecía mucho al de Shotokan, pero progresivamente se ha ido modificando el concepto de la técnica, su aplicación y, sobre todo, el de Kime; en lugar de chocar, unirse con el oponente; el paso de la brusquedad a la fluidez, la forma de desplazarse, relajarse y sentir. Creo que esta transformación del Shotokai me ha enriquecido en gran medida al poder contrastarlo con lo practicado anteriormente, y así comprender mejor la técnica.

Desde hace unos quince años, (aprox. 1977), estoy analizando y ensayando la manera de afectar el cuerpo humano con la máxima eficiencia mediante la ejecución del Tsuki de diversos modos, e igualmente encajándolos para comprobar los diferentes efectos.

El hecho de golpear con Nakadakaken modifica muchos conceptos. Haciendo exhibiciones, llegué pronto a la conclusión de que los rompimientos que realizaba de tejas, madera y ladrillos (fijos y de superficies sólidas) nada tenían que vez con las características del cuerpo humano, flexible y móvil. Lo más indicado para la práctica del golpe es un saco pesado, no muy duro superficialmente, así como los Paos Makiwaras que se utilizan sujetándolos contra el cuerpo.

Así mismo, me he basado en el sistema de entrenamiento Rakutenkai, desarrollado durante varios años por el maestro Egami y sus discípulos más avanzados bajo la dirección del Sr. Aoki, quien posteriormente sería el fundador del estilo Shintaido.

Dichos experimentos tenían la finalidad de descubrir los estados límites del cuerpo a través del entrenamiento, así como estudiar la forma de moverse una vez anulada toda la tensión muscular mediante la reiteración ininterrumpida durante largas horas de Tsuki y Geri.

Para realizar un Tsuki fuerte hay que sacar toda la energía al exterior. Se investigó qué ocurría al encajar y golpear cuando se encoge el cuerpo hasta el límite, (estado máximo de retracción), y si se expande hasta el límite (estado máximo de expansión).

Este estudio del cuerpo sirvió para crear el estilo Shintaido, pero al mismo tiempo resultó un trabajo básico, muy importante para conformar la técnica Shotokai. Una de las deducciones a las que llegaron los maestros arriba mencionados fue la siguiente: "El cuerpo humano es flexible y vivo; no una estatua" . Luego un Hissatsuken (golpe eficaz) debe ser un Tsuki capaz de afectar el cuerpo teniendo en cuenta las características del mismo, mencionadas antes.

3. EJECUCIÓN DEL TSUKI

El Tsuki característico de Shotokai inicia su movimiento desde las plantas de los pies , siguiendo por los tobillos, rodillas, cadera, cintura, hombros, codos, muñecas y procurando una total concentración en el Ken, donde se acumula toda la energía que, al contactar, gira sin pararse en el impacto. Se requiere, pues, una perfecta coordinación articular que actúe gradualmente hasta el Ken (efecto de látigo).
El puño debe trazar una línea completamente recta desde que sale de la cadera hasta el objetivo; los codos, apuntando hacia el suelo, rozan los costados, y se concentra todo el peso del cuerpo en el Ken. En Oi Tsuki, el brazo que golpea se va adelantando gradualmente al resto del cuerpo en el transcurso del desplazamiento.

Sólo en el momento de impactar contraeremos los músculos durante un instante, girando al mismo tiempo la muñeca para facilitar la penetración, colocando la cadera Hanmi. Esta forma de golpear no busca un impacto seco y superficial, sino el efecto de una lanza penetrando en el oponente.

En este momento, la velocidad es fundamental pues genera mayor fuerza y energía cinética. Los músculos mantendrán la misma tensión hasta el momento del impacto. Todos los movimientos serán efectuados con la máxima naturalidad, velocidad y fluidez. La respiración es natural, espirando al golpear.

En todo momento se buscará la fluidez; en el instante del contacto con el oponente es cuando se aplica el Kime. En Shotokai se considera como válido el Tsuki que sale con mucha soltura con intención de penetrar hasta el otro lado del cuerpo del adversario, en lugar del golpe destinado a una superficie sólida.
Por tanto, en nuestro estilo el objetivo del Tsuki se fija siempre varios centímetros detrás del punto de impacto.

La energía quedará retenida en aquellas partes del cuerpo en las que las articulaciones o los músculos estén rígidos, como por ejemplo, en los hombros.

Al realizar Oi Tsuki en Zenkutsu Dachi, el pie atrasado podrá arrastrarse hacia adelante si fuera necesario para proyectar la acción de la cadera y no cortar el movimiento. La mente deberá estar serena y receptiva, buscando en todo instante la unión con el oponente para aprovechar cualquier descuido de éste. Por tanto, no hay afán de destruir, sino de llegar a la unión con el adversario, para intuir así sus intenciones.

Igualmente, un Tsuki sin recorrido, con el puño pegado a la barriga, pero golpeando de forma espontánea puede también ser eficaz. Esta forma de golpear es conocida en el Kenpo del Norte de China, del cual el Shotokai tiene alguna influencia.

4.PROYECCIÓN DE LA ENERGIA DURANTE LA EJECUCIÓN DEL TSUKI

A continuación, viene lo que considero la parte fundamental de la técnica que consiste en la proyección de la energía vital (Ki) desde su centro (Hara) donde se acumula. Hay que tratar de extraer energía de nuestro entorno, intentando sentir su flujo y sacándola de la tierra y del aire para incorporarla a nuestro Ki.

En otras palabras, debemos proyectar con gran energía nuestra intención. La tensión muscular dificulta el flujo y el desarrollo del Ki, por lo que hay que preparar un camino para el paso de la energía anulando la tensión muscular. Finalmente, debemos intentar arrojar fuertemente el Ki al exterior canalizándolo hacia el Ken.

La manera ideal de empezar a sentir y concebir el Hara, y la conexión articular en la ejecución de Tsuki es realizar éste desde Kiba Dachi, ya que la simetría que proporciona esta posición hace que el peso se distribuya de manera uniforme en torno a un eje central.

5. SINTESIS DE LA EJECUCIÓN DEL TSUKI

Finalmente expongo los puntos claves en un Tsuki según mis investigaciones.

1. Al golpear con Nakadakaken es fundamental Nigiri (forma de cerrar el puño). Comenzando por el dedo meñique y ejerciendo la máxima presión sobre él, cerramos el puño fuertemente, de manera que sobresalga el dedo corazón, quedando el pulgar como sujeción del conjunto. El dedo corazón estará perfectamente alineado respecto al centro de la muñeca de modo que ésta pueda soportar la presión del impacto, de lo contrario se doblaría. A medida que el puño va girando, se concentra toda la fuerza en un punto: la segunda articulación del dedo corazón.

2. Eliminar la tensión de los hombros, codos y muñecas, flexibilizando todo el cuerpo.

3. Los desplazamientos se concentrarán en la cadera, al tiempo que el puño se adelanta ligeramente al cuerpo.

4. Golpear concentrando todo el peso del cuerpo en el Ken.

5. Efectuar movimientos naturales sin cortar la respiración, siguiendo el movimiento del cuerpo.

6. El Hikite tiene su máxima concentración y velocidad en el preciso momento del impacto, relajándose inmediatamente para poder enlazar con la técnica siguiente. En su recogida reposará en la cintura, apuntando siempre al objetivo fijado para el próximo ataque.

7. Mantener la mente clara y receptiva.

8. Al golpear en Zenkutsu Dachi se carga el peso en la pierna adelantada, sin importar que el pie atrasado se desplace un poco hacia adelante debido a la inercia del movimiento y para no cortar la acción de la cadera.

9. Sólo en el instante de impactar se aplica el Kime, que será breve y explosivo.


Sevilla, Mayo de 1992
Fdo.: HERBERT ALBERT HOOYKAAS


Nota: En la foto podéis ver a compañeros como Raúl Herrera, José Antonio Piña (Jimmy), Samuel, Ortiz, Jesús, un servidor junto al maestro Herbert, Pernía, M. Ortega... y compañeras como Rosario, Cristina (Q.E.P.D.), Pilar, Lucía, Mª Mar y Guadalupe.

Raúl Cabral.